Cayetano y Paco Ureña se acercaron más al triunfo

Cayetano y Paco Ureña se acercaron más al triunfo

11ª de AbonoJueves 5 de mayo de 2022
Para los dos hubo petición de oreja en los toros segundo y sexto, sin que el palco concediera el trofeo. Urdiales dejó buenos momentos de calidad en sus dos toros

Tarde sin trofeos, pero de nuevo con contenidos interesantes y dos toreros que se acercaron más al triunfo: Cayetano y Paco Ureña, que hoy sustituía al lesionado Emilio de Justo. Cayetano hizo una entonada faena al primero de su lote y Ureña estuvo muy por encima del sexto, pidiéndose la oreja para ambos que fue denegada por el presidente. Diego Urdiales dejó buenos momentos tanto con el capote como con la muleta, pero sin poder redondear faenas.

 

CRÓNICA:

Diego Urdiales no pudo lucir de capa con un primer toro que salió muy montado y sin humillar. En la muleta, el de Matilla mantuvo la embestida a media altura y resultó algo áspero, por lo que el riojano no tuvo
mimbres para construir faena. Cuando quiso torear al natural el toro se rajó y solo pudo dejar algunos esbozos de buen trazo en la huida del animal a chiqueros. Mató de estocada y descabello.

Diego Urdiales firmó el mejor toreo de capa de la tarde en el quite por verónicas que hizo en el cuarto. Hubo temple y armonía. En la faena dejó ver por momentos la calidad de su toreo pero sin poder redondear porque el toro era inconstante en su embestida. Urdiales se empleó por ambos pitones y no escatimó en esfuerzo. Mató de estocada que provocó vómito y fue ovacionado.

Cayetano estuvo muy entonado de capa en su primero, toreando bien a la verónica en el recibo y en el galleo por chicuelinas con el que llevó el toro al caballo. El comienzo de muleta tuvo mucha compostura, sobresaliendo un cambio de mano muy largo. Citó por el lado izquierdo y toreó con suavidad en una serie a la que siguió otra diestra en la que el toro empezó a acusar su falta de fuerza. Cayetano aprovechó todas las embestidas en una labor seria y muy por encima de la condición de su enemigo. Mató de una gran estocada y el público pidió la oreja, que el presidente no concedió.

El quinto manseó en el caballo y no humilló en la brega. Manifestó falta de fuerza en el inicio de faena, de modo que Cayetano no lo obligó en la primera serie con la derecha. La segunda fue más reunida y transmitió más. Siguió por ese pitón una tanda más y cambió a la zurda, pero por ese pitón el toro probó más. Tuvo que tirar siempre del toro hacia afuera para romper su querencia a tablas. De nuevo hubo entrega en su labor. Mató de estocada desprendida y fue silenciado.

Paco Ureña estuvo aseado con el capote en el tercero, que fue algo protestado en los primeros tercios. El toro llegó a la muleta sin emplearse y metiéndose por dentro, dificultando el lucimiento de Ureña. El murciano se empleó y atacó más a partir de la tercera serie. Se entonó más al natural, por donde pudo dar algunos muletazos buenos. Por ese pitón fue cogido al prolongar la faena y volvió a la cara con raza, rematando con una buena serie de naturales. Sonó un aviso antes de entrar a matar. Estocada algo atravesada, segundo aviso y ovación para el torero.

Ureña brindó el sexto al público. El toro no estaba sobrado de fuerza pero se movió en la muleta, permitiéndole ligar por el lado derecho un par de series templadas en las que dejó la muleta en la cara. Sonó la música y hubo una serie más por ese pitón. Cambió a la zurda y estuvo firme al natural con un toro cada vez más aplomado. Apuró embestidas y mató de estocada. Hubo petición de oreja no atendida por el palco y el de Lorca saludó desde el tercio.

 

Ficha

Se lidiaron toros de Hnos. García Jiménez, bien presentados y de juego desigual.

  • Sebastián Castella, silencio y ovación
  • José Mari Manzanares, ovación tras petición y silencio
  • López Simón, ovación tras dos avisos y ovación tras petición y aviso

Más de media plaza en tarde calurosa.